7 Consejos para comer fuera de casa si eres Celiaco

Para las personas con enfermedad celíaca, comer fuera puede ser todo un reto. De hecho, según varios estudios, las personas que sufren de esta enfermedad, suelen tener problemas para encontrar un lugar donde salir a comer, o cenar, y que esto afecta su vida social.7 Consejos para comer fuera de casa si eres Celiaco

Para celíacos recién diagnosticados, salir a comer a un restaurante puede ser particularmente difícil, sobre todo para aquellos que son tímidos a la hora de hacer preguntas. Sin embargo, con el tiempo, esta actividad suele hacerse más sencilla.

Procura ir con compañeros que sean pacientes y de apoyo. Visita restaurantes cuyo personal sea amable y atento. Aprende todo lo que puedas sobre la preparación de alimentos y la terminología, de la misma, así estarás más preparado para detectar cualquier ingrediente sospechoso.

Recuerda que es probable que tengas una buena experiencia y otras no tan agradables, sin embargo, al final del día la experiencia te ayudara a identificar tus opciones para comer fuera.

Consejos para comer fuera de casa

1. No vayas con mucha hambre

Este es un buen consejo para cualquiera que vaya a comer fuera, pero es especialmente importante para los celíacos. El hambre excesiva aumenta nuestras posibilidades de elegir algo erróneamente. Procura no ir con demasiada hambre, si es así, lleva contigo algunas galletas sin gluten, para comer antes de pedir.

2. Familiarízate con la dieta libre de gluten

Infórmate no sólo de los cereales que debes evitar, sino de las otras fuentes de gluten, y alimentos donde podría estar oculto, así como las posibles formas de contaminación cruzada.

3. Busca restaurantes con menús sin gluten

Intenta buscar en línea por restaurantes aptos para ti, si no puedes dar con uno, entonces busca algún restaurante que tenga menús en línea y ve tus opciones que pueden ser libres de gluten. Una buena idea es llamar previamente, y preguntar si están dispuestos a atenderte con anticipación, darles a conocer tu caso.

4. Identifícate como alérgico al trigo

Las personas suelen no entender o no tener el conocimiento de la palabra “gluten” por ello, es recomendable que te identifiques como alérgico al trigo. Procura hablar con quién te atiende claramente, pregúntale si puedes cambiar algo del menú, y si puede explicarte como se elabora algún platillo que hayas identificado como apto para ti. Si él no tiene conocimientos, pide hablar con el chef.

5. Realiza preguntas

Evita asistir a las horas en las que hay muchos comensales porque el personal no tendrá tiempo de contestar tus preguntas. Una vez que les hayas hecho saber que eres alérgico al trigo, pregunta si hay algo en el menú que sea seguro para ti.

Si has identificado algún plato, pregunta cómo se prepara y pide que lo consulten con el chef, muchas veces, alguna preparación que creas libre de gluten puede llevar harina como el pescado, que se le añade harina para que no se pegue en la sartén. Las siguientes preguntas te pueden servir de guía:

  • ¿Hay migas de pan en la ensalada, se pueden no añadir?
  • ¿Cómo se prepara el aderezo?  ¿Qué lleva?
  • ¿Si usa sopas enlatadas, puedo ver la etiqueta?
  • ¿Se ha marinado la carne  en algún tipo de salsa?
  • ¿La salsa es casera o es en lata?
  • ¿La comida se espolvorea con harina antes de saltearse o freírse?
  • ¿El aceite de las papas fritas, es también el que se utiliza con los alimentos empanados?
  • ¿El puré de patata es una mezcla, o es solo de patata natural?
  • ¿Utiliza cangrejo, o una imitación?

Sé el último de la mesa al ordenar, así, estas seguro de que el servidor se va directamente a la cocina con los datos y preguntas que le has elaborado.

6. Advierte al personal del restaurante sobre la contaminación cruzada

Recuerda que al servidor y al chef que la comida debe ser preparada en una superficie limpia, con utensilios limpios que no tengan contacto con harinas, panes o alimentos que puedan contener trigo. Muchas veces el personal no está enterado de la contaminación cruzada que puede existir con el gluten.

7. Prepárate para comer algo que no haya sido tu primera opción

A veces nada en el menú se ajusta a tus necesidades, por lo que puedes pedir un poco de carne o pescado en aceite de oliva, sin añadir más ingredientes, y algunas verduras al vapor o salteadas, quizás no sea lo que te apetece, pero lo importante es comer algo que no vaya ser un riesgo para tu salud.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR